La menor explicación

La menor explicación
 
Comprar

En palabras de Zenet: "Quizas nuestro disco más maduro musicalmente hablando" La menor explicación es un divertido viaje natural a los sentidos en un asiento de primera, una cita para melómanos y románticos empedernidos, de los que se subyugan tanto con el desamor como con los finales de sábanas revueltas: "El amor es un pretexto para explicar la condición humana", cuenta Zenet sobre las letras de Javier Laguna. "Porque al hablar del amor también se habla de la desidia, del aburrimiento, de la esperanza, la ensoñación y lo futurible". En esta aventura musical topamos con una crónica sentimental de diez canciones, transformada en una comedia romántica con final feliz, en las que el artista bucea entre las cuerdas de Django Reinhardt, las teclas de Bola de Nieve y la respiración de Chet Baker, entre otros, sin dejar de ser él mismo. Su secreto: buscar, escarbar, explorar, jugar en diversos estilos y géneros dispares –del fado, al tango, el jazz, el swing, la copla, el tango o la bossa nova, pasando por la chanson francesa, el bolero o la música arrabalera de Nueva Orleans - para absorberlos, llevarlos a su terreno personal y crear el sonido "zenetiano". Todo ello liderado por su fascinante voz de crooner clásico de aires cinematográficos y una interpretación escénica única.

Encontramos una fuerte conexión gitano-francesa y Nueva Orleans en "¿Cómo será?", con la que se abre el disco, y "Sé que estás pensando en mí", con un fantástico violín, que parece un duelo Stéphane Grappelli y Django Reinhardt. También sonidos de Big Band, en "Me gustas" y recuerdos a Bola de Nieve en "Buenos consejos", donde una voz desgarrada y un piano que se buscan desesperadamente para gritar "Dejadme en paz, no me deis buenos consejos".

También una gran balada como "Contigo", que nace con tiempo de bolero y, tras pasar por garganta de Zenet se convierte en una oda al sonido de Chet Baker. Hay otra curiosidad. Cierra el disco "Lo que dura un parpadeo", donde los coros brasileños se mezclan con el sonido Philadelphia.

Zenet es visceral, sincero, perfeccionista. Como La Menor Explicación: "Hay una doble narrativa", explica el protagonista. "La musical y otra, entre líneas. Hay que cerrar los ojos y encontrar el sentido, un viaje anterior. Dejarse llevar por lo que se te va contando y cómo se va contando".

La Menor explicación se vuelve a grabar en los Estudios Infinity de Madrid bajo la supervisión músical de los Hermanos Baselga. Cuenta como siempre con el gran guitarrista y compositor José Taboada y las emocionantes letras del poeta Javier Laguna. La aportación musical va desde los contrabajos de Yelsi Heredia, Reinier Elizalde (Negrón) y Lucho Aguilar, al violín de Raúl Márquez. Del bajo eléctrico de Alain Pérez, al piano de Pepe Rivero y Juan Cruz, a la armónica de Antonio Serrano y sus eternos Taboada, Machado y Larsson.