Discografía

Los mares de China


Los mares de China, primer y sorprendente disco de Zenet, lo situó en el mapa y con él, recibió el Premio de la Música al mejor Artista Revelación. Un disco que como los buenos lienzos tiene vocación de clásico. De esos que perduran en el tiempo. «Fue un álbum bucanero», recuerda Zenet. «Un grito del alma sin control. No sabía si llegaría a algún puerto y tenía más la intención de que lo escucharan mis nietos».

El «efecto descubrimiento» llegó con este trabajo y gracias a temas como Soñar Contigo o Estela comenzó a volar entre bocas y orejas: «Tienes que escuchar a este malagueño que canta con tanta intensidad esos abolerados temas de jazz latino», le decía un amigo a otro. Y cogía y se llevaba a su compadre a un concierto de Zenet, o le regalaba el disco. Así, poco a poco, boca a boca, Los mares de China se convirtió en el éxito discográfico más sorprendente de 2009…

Sus canciones, según él mismo dice «son un viaje alrededor del mundo» un viaje que suena a otras músicas y a otras épocas, con un billete comprado en la copla andaluza con destino al tango argentino, el son cubano, el bolero, la música brasileña, la chanson francesa y el jazz de Nueva York. Sin tópicos. Todas las músicas que Zenet y sus músicos admiran. Porque «Los mares de China» es fusión natural. No fusión etiquetada. Un viaje natural a los sentidos. Música de toda la vida que no se había hecho hasta entonces, con una carga brutal del inconsciente colectivo y con unos temas que se podían haber escrito en los años 20, 40, o 60, porque suenan a antiguo, pero que son de este siglo y tienen un toque rabiosamente actual.

Bajo la influencia de la talla de Chet Baker y Billie Holiday , el disco es un poco salvaje, suena a wisky, a humo, a club, a mundo, a piratas, a corsarios etc. La voz de Zenet suena rota, picante, es una comunión perfecta entre lo clásico y lo actual.

Escuchar este disco te hace viajar mucho más allá de los Mares de China, más allá de los límites en los que has encerrado tu vida, y por eso te hace sentir libre, dispuesto a amar sin contemplaciones y a vivir cada instante como si fuera el último.

«Cuando la gente lo escucha piensan que no son canciones originales», cuenta el propio Zenet, «sino versiones de clásicos». Eso siempre es buena señal.

Fue escrito por el letrista Javier Laguna y dio lugar a dos sencillos, » Un Beso de Esos » y » Sonar Contigo .Una de las canciones del disco » Entre tu balcon y mi ventana» consiguió una nominación al Goya a la mejor canción original y su «Soñar Contigo» ha sido utilizada entre otras cosas, para anunciar la serie «Anatomía de Grey» y una campaña de publicidad para el perfume Aura de Loewe.

La producción músical corrió a cargo de Juan Ibañez. El disco se grabó en el estudio del teclista de jazz Joshua Edelman, en la calle del Rosario, en el corazón de Madrid. Allí se dio cita un impresionante elenco de músicos, «a los que yo sólo conocía de ir a verlos tocar en el Central y sentarme a escuchar de cómo hablaban de música». Recuerda Zenet.

La trompeta de Manuel Machado, el trombón de Owe Larsson, la armónica de Antonio Serrano, el piano de Edelman, el contrabajo de Lucho Aguilar y la bateria de Jimy Castro… Ahí es nada: «Este disco no tiene metrónomo», lo que significa que los tiempos los miden las almas de los músicos, «y desde el principio se intentó buscar la limpieza de cada uno de los instrumentos, esa atmósfera limpia que es fundamental».

Destacar tambien en Los mares de China las colaboraciones de las míticas Mona y Kamala.

El resultado es un traje a medida, un trabajo en equipo: las Cinco Jotas», asegura Zenet: Javier Laguna (autor de letras), Javier Viana (percursiones) y José Taboada (guitarra), Juan Ibáñez (Director músical de Warner que fue quien aposto por el proyecto Zenet) y Joshua Edelman (pianista y dueño del estudio de la Latina donde se grabó el disco).

Soñar contigo


Letra: Javier Laguna
Música: Toni Zenet, Pájaro Juarez y Javier Viana

Déjame esta noche
soñar contigo.
Déjame imaginarme
en tus labios los míos.
Déjame que me crea
que te vuelDéjame esta noche
soñar contigo.
Déjame imaginarme
en tus labios los míos.
Déjame que me crea
que te vuelvo loca.
Déjame que yo sea
quien te quite la ropa.

Déjame que mis manos
rocen las tuyas.
Déjame que te tome
por la cintura.

Déjame que te espere
aunque no vuelvas.
Déjame que te deje
tenerme pena.

Si algún día diera
con la manera
de hacerte mía,
siempre yo te amaría
como si fuera
siempre ese día.

Qué bonito sería
jugarse la vida,
probar tu veneno.
Qué bonito sería
arrojar al suelo
la copa vacía.

Déjame presumir
de ti un poquito,
que mi piel sea el forro
de tu vestido.
Déjame que te coma
sólo con los ojos.
Con lo que me provocas,
yo me conformo.

Si algún día diera…

Estela


Letra: Javier Laguna Música: Toni Zenet y Chino Carrasco

Una reina sin corte. La perfecta vecina.
Una Gilda que baila
con guantes de cocina,
Estela…
Mi bruja piruja.
Mi hada madrina.
Le gusta…
la fruta del tiempo,
el polen del bueno
y el agua limpita.
Le pierde…
perderse de vista.
Le pierde…
Por ella,
los malos van al cielo.
Por ella,
yo me doy la enhorabuena…
Por ella…
Y nombro a las estrellas.
Estela…
Mi neura, mi acertijo,
mi dulce Ofelia,
suspira y calla
y enciende las sirenas.
Estela…
Se levanta en armas
en contra de las guerras.
Estela ama
como aman las amas.
Estela es mi dueña,
mi mejor enemigo,
la mujer que me sueña.
Estela…
Mi Barbie Rambo,
mi hada madrina.
Le gusta…
la fruta del tiempo,
el polen del bueno
y el agua limpita.
Le pierde…
perderse de vista
le pierde…
Por ella,
los malos van al cielo.
Por ella,
yo me doy la enhorabuena.
Por ella…
Y nombro a las estrellas.

Un beso de esos


Letra: Javier Laguna
Música: Toni Zenet, José Taboada y Mónica Garzón

Los dos se encontraron en el mismo cuento.
Los dos se encontraron justo en el momento.
Fue un beso de esos que bajan la guardia.
Fue un beso de esos de darse las gracias.
Fue un beso de esos, de esos que valen
por toda la química de las farmacias.

Los dos intuyeron sus ojos cerrados.
Sus bocas pegadas cercaron su aliento.
Fue un beso de esos que cumplen un sueño.
Fue un beso de esos que son el primero.
Un beso de esos que ponen contento.
Los dos se creyeron en «Singin’ In The Rain».

Tan locos saltaron sobre los charcos.
Tan locos bailaron por los bordillos.
Tan locos rompieron en mil pedazos
la lista negra de sus enemigos.
Tan locos saltaron la verja de un parque
y a ciegas cruzaron por las avenidas.
Tan locos pensaron hacerse piratas
surcar en velero los mares de China.

Fue un beso de esos que premian las ganas.
Fue un beso de esos que luego te marcan.
Fue un beso de esos de Bésame mucho.
Tan locos quisieron perderse del mundo.
Tan locos rodaron uno sobre el otro.
Fue un beso de esos que valen por todos

Tan locos…

En el mismo lado de la cama


Letra: Javier Laguna
Música: Toni Zenet y José Taboada

Dime si de aquí a la eternidad
o si no nos quedan ya
ni tres telediarios.
Dime si empezó la cuenta atrás
o debemos de tachar
otra fecha del calendario.
Somos dos signos del mismo día,
dos pistolas de mentira
enfrentadas en un duelo.

Dime si te trato de olvidar
o si tengo que pensar
que siempre volvemos de nuevo.

Dueños, del derecho a un vis a vis,
de dos penas por cumplir,
de un billete de retorno.
Locos, por querernos sin querer,
por colarnos otra vez
en la fila de los tontos.
Somos los dos polos de una noria,
los dos protas de una historia
de malos y de buenos.

Dime si te trato de olvidar
o si tengo que pensar
que siempre volvemos de nuevo.

Que siempre nos ganan las ganas,
porque a los dos nos gusta dormir
en el mismo lado de la cama.

Dime si de aquí a la eternidad
o si no nos quedan ya
ni tres telediarios.
Dime si empezó la cuenta atrás
o debemos de tachar
otra fecha del calendario.
Somos dos signos del mismo día,
dos pistolas de mentira
enfrentadas en un duelo.

Dime si te trato de olvidar…

Entre tu balcón y mi ventana


Letra: Javier Laguna
Música: Toni Zenet y José Taboada

Entre tu balcón y mi ventana
hay una calle por medio.
Entre tu balcón y mi ventana,
sólo un trocito de cielo.
Entre tu balcón y mi ventana
todo es tierra de nadie.
Entre tu balcón y mi ventana
ni siquiera cabe el aire.
Cuando sales al balcón,
se me sale el corazón…
… y tú ves cómo se empaña
el cristal de mi ventana.
Entre tu balcón y mi ventana
hay dos cuerdas de tender.
Entre tu balcón y mi ventana
no hay dos luces a la vez.
Entre tu balcón y mi ventana,
dos portales sin portero.
Entre tu balcón y mi ventana
hay dos salidas de incendio.
Cuando sales al balcón,
se me sale el corazón…
… y tú ves cómo se empaña
el cristal de mi ventana. 

Yo, que un día te quise siempre


Letra: Javier Laguna
Música: José Taboada

Yo,
que un día te quise siempre,
me he encontrado de repente
con un dedo
apuntándome en la sien.
Se fue
el mago sin su sombrero
y hoy redondo como un cero
va rodando
con la cabeza en los pies.
Quizás
este cuento que ha acabado
se pasó del colorado…
Y es que yo,
un día te quise siempre.

Dientes de rata


Letra: Javier Laguna
Música: Toni Zenet, José Taboada, Javier Viana

Harto estoy de presentir
los momentos que viví
y que nunca volverán.
Que fumar sólo es un vicio
y la vida un desperdicio…
el tiempo me lo dirá.

Dientes de rata, dientes de rata,
muérdeme flojito,
que fuerte me matas.

Si elegí yo aquel camino,
quiero que des por sabido
que supe que no era el bueno.
En el mundo sobran penas,
y churritis pintureras
como tú no tienen dueño.

Dientes de rata…
Si la luz de aquella vela
pudo más que mil estrellas,
por favor, no digas más.
Porque leo en tu silencio,
y en la palabra va el precio,
que el que pierde ha de pagar.

Dientes de rata…

Agua de levante


Letra: Javier Laguna
Música: Toni Zenet y José Taboada

Silencio que nace en la boca,
que nunca se calla.
Silencio que invoca
hallar las palabras,
que siembra de dudas,
que no dice nada.
Silencio que viene la bruja.
Silencio en la sala.

Silencio que llama al silencio
que va por la espalda,
y ataca los nervios,
que para las balas,
que cruza los cables,
que nos pone serios
Silencio rotundo y salvaje.
Silencio por medio.

Culpable, me siento culpable.
Distante, te siento distante.
Culpable, distante…
cuando te viene el agua de levante.

Silencio que aprieta los dientes,
que mide las fuerzas
y se hace el valiente.
Silencio que suena,
que salta al vacío,
que quiere y no habla.
Silencio que mueve los hilos.
Silencio que manda.


Culpable, me siento culpable…

Las causas perdidas


Letra: Javier Laguna
Música: José Taboada

Que no me nieguen el último trago.
Que no me perdone nadie la vida.
Y sobre los paquetes de tabaco
se impriman poesías, se impriman poesías.

Al menos que después no sea tarde.
Al menos que después no me arrepienta
para poder volver a tropezarme
con la misma piedra, con la misma piedra.

Que vuelva a llover sobre mojado,
y en los charquitos salten las ranas.
Que siga el corazón desengañado
sin darse de baja, sin darse de baja.

Y jugar a vivir.
Y jugarse la vida.
Y volver a morir por las causas perdidas.

Que no me pierda el miedo a perderte
y la verdad no me quite el sueño.
Que siempre se tiente a la suerte
con el primer beso, con el primer beso.

Al menos que otra vez lloren de nuevo
los ojos que no miden las distancias.
Que cure lo que no me cura el tiempo,
el agua salada, el agua salada.

Que las promesas no vayan a misa.
Y no haya favor por favores.
Que los enamorados se rindan
sin condiciones, sin condiciones.

Y jugar a vivir…

Ná de ná


Non je ne regrete rien
(Charles Dumon | Michel Vaucaire)
Traducción y adaptación: javier laguna

No, ná de ná.
No reniego de ná.
Ni del mal que sufrí, ni del bien.
Todo me da igual.
No, ná de ná.
No reniego de ná.
Ya pagué… desterré… y olvidé…
El pasado, pasó.
Ya no añoro el ayer
Y es que al fuego arrojé
mi placer… mi dolor.
Puedo vivir sin los dos.
Ya olvidé aquel amor
que me hizo temblar.
El se fue ya de mí
Y ahora vuelvo a empezar…
No, ná de ná.
No reniego de ná.
Ni del mal que sufrí , ni del bien
Todo me da igual.
No, ná de ná.
No reniego de ná.
Desde hoy tú serás la razón
de mi felicidad.

Copyright © 2020 | Desarrollo web | Política de privacidad