Discografía

Todas las calles


Con todas las calles Zenet deja en puerto el barco que le llevó a recorrer Los mares de China, para patear a través de diez peliculitas sonoras todas las calles de todas las ciudades del mundo. Su paseo sentimental y bohemio recorrerá las calles de Nueva York, Lisboa, Salvador de Bahía, La Habana, París, Cádiz… a veces, incluso varias de estas ciudades en una misma canción, según los vientos le lleven a uno u otro lado. «No tenemos vergüenza ni pudor para empezar un tema con bossa nova, pasar por el tango y acabar en la salsa cubana. Lo importante es que se haga con naturalidad. Y con respeto, claro», aclara Zenet.

Para esta nueva aventura Zenet se traslada del interior del club nocturno de Nueva York a la alegría del malecón cubano. «Hemos pasado del whisky al mojito. De la noche, al día». Un disco que, como el anterior, tiene vocación de clásico. De esos que perduran en el tiempo. Un álbum más alegre y soleado en el que encontramos el swing, la habanera, el son y la milonga. En definitiva, un disco con el que vuelve a sorprender con su particular estilo.

«Yo lo retrataría como un paseo por los puertos. De alguna manera se representa en esa figura de ese personaje que hay en la portada con sombrero, que se baja de un barco y que «patea» las calles y se mete en los pequeños tugurios y escucha un fado si ha llegado a Lisboa, escucha un tango si ha llegado a Buenos Aires, una ranchera en Méjico o un swing en Nueva York. En definitiva, se trata de un personaje que escucha las músicas de cada puerto para después irse en el barco con esa idea dentro de sí mismo».

Cuando un músico dice que su segundo disco no es una continuación del primero, sino que éste era en realidad un anticipo del nuevo, esa mezcla de confianza y chulería hace que pique la curiosidad. Y después de disfrutar con detenimiento canciones como la afrancesada «Amaneció sin querer» o la retozona «Fue por casualidad», puede que tenga razón y todo.

El disco fue grabado en los Estudios Infinity de Madrid bajo la producción musical de Juan Ibañez y con músicos de primerísima fila, que acompañaron a Zenet en la extensa gira realizada a raíz del primer disco, (el guitarrista José Taboada, el trompetista Manuel Machado o el pianista Pepe Rivero) y que se han definido como el complemento perfecto a la voz, el carisma y la pasión de Zenet sobre el escenario. Y la misma exquisita producción, llena de matices y de delicadeza en momentos, y con la fuerza de un ciclón en otros. A partir de este momento colaboran músicos que estaran en futuras fomacioes Pepe Rivero, Moises Porro, Raul Marquez.
Asi como colaboradores de lujo que ya pertenecen al universo zenetiano como Yelsy Heredia (contrabajo) Antonio Serrano (Armonica)

«Queríamos el empuje y la frescura del directo, sin la dictadura de la claqueta. Así que la chicha del disco se hizo en tres días, algo que sólo se puede hacer con estos músicos», explica Zenet, que apostilla, torero: «Ensayar es de cobardes»».

Por supuesto las letras, otro de los puntos fuertes de este artista, siguen a cargo del gran poeta Javier Laguna, que ya escribiera las del disco anterior y que en este disco nos deja perlas como «Ella era mala, pero fue la mejor» (Ella era mala), o «No lo dudes, llámame y luego cuelga, llámame como si fuera, que te has equivocado» (No lo dudes), o «Amaneció sin querer, y con la luz, lo vimos claro» (Amaneció sin querer).

Ella era mala


Letra: Javier Laguna
música: Jose Taboada, Zenet
violín: Raúl Márquez | guitarra: José Taboada | contrabajo: Yelsy Heredia | percusión: Moises Porro | clarinete: Alejandro Perez | saxo tenor: Miguel Malla | voz: Zenet

Ella era mi hambre,
mi mal beber…
Llevaba en la sangre
dejarse querer.
Ella era tó el arte,
la noche de ayer.
Ella era más antes
que el amanecer.
Ella fue mi agravio,
el mismo diablo,
pura tentación.
Ella era mala,
pero palabra
que fue la mejor.

Sólo yo tuve el honor
de pujar por sus pedazos,
de pintarle su retrato,
de tener su compasión.

Solo yo tuve el honor
de rozarme con su filo
de probar de sus peligros,
de tener su maldición.

Ella era mi ciencia,
mi número pi,
mi mala conciencia,
mi eterno desliz.
Ella fue mis ganas
y mi frustración.
Ella era la santa,
de mi devoción.
Ella fue mi savia,
ella fue mi rabia,
mi revolución.
Ella era mala,
pero palabra
que fue la mejor.

Sólo yo tuve el honor
de pujar por sus pedazos,
de pintarle su retrato,
de tener su compasión.

Solo yo tuve el honor
de rozarme con su filo
de probar de sus peligros,
de tener su maldición.

Ella fue mi savia,
ella fue mi rabia,
mi revolución.
Ella era mala,
pero palabra
que fue la mejor.

No lo dudes


Letra: Javier Laguna
música: Jose Taboada, Zenet
piano: Pepe Rivero | contrabajo: Yelsy Heredia | baterpercusión: Moises Porro | trompeta/flugel: Manuel Machado | voz: Zenet

No lo dudes
llámame si es que te surge,
si te vengo a la cabeza.
Llámame aunque presientas
que de ti ya me olvidado.

No lo dudes,
pulsa ya la última tecla
si es que aun llevas la cuenta
de los días que han pasado.

No lo dudes,
que cualquier excusa es buena.
Llámame como si fuera
que te has equivocado…

No lo dudes,
si es que aun no eres inmune,
si es que aun me tienes ganas,
si te falta echarme en falta,
si por mí aun sientes algo.

No lo dudes
Llámame a la hora que sea,
llámame si te desvelas,
si sin mí se te hace extraño.

No lo dudes,
llámame y luego cuelga.
Llámame aunque te quieran,
aunque te duela hacer daño.

No lo dudes
Llámame a la hora que sea,
llámame si te desvelas,
si sin mí se te hace extraño.

No lo dudes,
llámame y luego cuelga.
Llámame aunque te quieran,
aunque te duela hacer daño.

Llámame como si fuera
que te has equivocado…

No lo dudes.
No lo dudes.

Amaneció sin querer


Letra: Javier Laguna
música: Jose Taboada, Zenet
acordeón: Jorge Arribas | guitarra: José Taboada | contrabajo: Yelsy Heredia | bateria: Moises Porro | voz: Zenet

Amaneció sin querer, y con la luz,
fuimos dos sombras.
Amaneció sin querer,
y con la luz,
lo vimos claro.

Pronto nos dio la hora!
Pronto se hizo temprano!
Pronto quedaron todas
las calles cuesta abajo!
Se apagaron las farolas
que alumbraron nuestros pasos…

Partió la noche
y el horizonte
se quedó en tierra.
Partió la noche
y el sol borró
el brillo de las estrellas.

Amaneció sin querer
y no nos dio
tiempo a otra ronda.
Amaneció sin querer,
murió la flor,
prendió su aroma…

Rompió la aurora el hechizo!
Rodó la luna redonda!
Éramos nosotros mismos,
vistiendo la misma ropa.
Éramos nosotros mismos,
pero la luz ya era otra.

Partió la noche
y el horizonte
se quedó en tierra.
Partió la noche
y el sol borró
el brillo de las estrellas.

Amaneció sin querer,
y con la luz,
fuimos dos sombras.

Éramos nosotros mismos,
vistiendo la misma ropa.
Éramos nosotros mismos,
pero la luz ya era otra.

Todo lo que nos quisimos


Letra: Javier Laguna
música: Jose Taboada, Zenet
piano: Juan Cruz Peñazola | contrabajo: Yelsi Heredia | batería: Moises Porro | trompeta/flugel: Manuel Machado | trombón: Ove Larsson | voz: Zenet

Cuando te bese en la frente.
cuando me quites el brazo
cuando cambiemos de suerte
y nos hagamos extraños… 

Cuando se acabe la fiesta,
cuando se marche la orquesta.
cuando ya no sirvan vino…

…en los momentos más bajos,
recordemos que fue tanto
todo lo que nos quisimos.

Cuando todo sea antes,
cuando se cumpla el destino,
recordemos que fue grande
todo lo que nos quisimos…

Si las horas se hacen lentas,
si no me pasas ni media,
si dormimos en dos cuartos,
si me olvido de tu santo…
Si no hay cargos de conciencia,
si ni Dios ya lo remedia,
si podemos ser amigos….

…en los momentos más bajos,
recordemos que fue tanto
todo lo que nos quisimos.

Cuando todo sea antes,
cuando se cumpla el destino,
recordemos que fue grande
todo lo que nos quisimos…

Si no hay cargos de conciencia,
si ni Dios ya lo remedia,
si podemos ser amigos….

…en los momentos más bajos,

recordemos que fue tanto
todo lo que nos quisimos.
recordemos que fue tanto
todo lo que nos quisimos
recordemos que fue grande
todo lo que nos quisimos
recordemos que fue tanto
todo lo que nos quisimos.

Tu amor es tanto


Letra: Javier Laguna
música: Jose Taboada, Pajaro Juarez, Zenet
guitarra: José Taboada | contrabajo: Yelsi Heredia | percusión: Moises Porro | voz: Zenet

Por ti,
por quererme para siempre,
por dejarme que te rece,
por ponerme tan contento,

Por ti
por colarte sin billete.
por haberme dado fuego,
por saber romper el hielo

Eres tú, mi buena suerte,
mis cuatro reinas.
Eres tú, todas mis fiebres,
mi propia letra.

Tu amor es tanto,
que nunca reta
ni hace tratos,
que calla y truena,
que sopla velas
y cumple años…

Por tí,
por salir de mi chistera,
por pasarte por mi fiesta,
por haberte puesto a tiro. 

Por tí
Por querer que yo te quiera,
por haber bailao conmigo
como bailan los amigos

Eres tú, mi buena suerte,
mis cuatro reinas.
Eres tú, todas mis fiebres,
mi propia letra.

Tu amor es tanto,
que nunca reta
ni hace tratos,
que calla y truena,
que sopla velas
y cumple años… 

Fué por casualidad


Letra: Javier Laguna
música: Jose Taboada, Juan Ibañez, Zenet
piano: Pepe Rivero | Guitarra: José Taboada | contrabajo: Lucho Aguilar | batería: Jimmy Castro | trompeta: Manuel Machado | voz: Zenet

Yo te invite a un café
y tú me diste a la bebida. 

Tú me hiciste creer
que te sentías tranquila

Yo no te pregunté
si estabas aún por mis huesos.

Tú me diste a entender
que aún te ponían los feos

Con naturalidad
te dije nomás:
«Que linda que estás
con ese corte de pelo».

Fue por casualidad
que te agarraste a mi
por no tropezar…

Por casualidad
que nos fuimos a dar,
de nuevo, el último beso

Fue por casualidad
que tu volvieras
al mismo lugar
y en la misma fecha

Fue por casualidad
que desde entonces
yo parara allí
casi todas las noches…

¿Por qué no me dejas?


Letra: Javier Laguna
música: Jose Taboada, Zenet
piano: Pepe Rivero | contrabajo: Lucho Aguilar | batería: Jimmy Castro | flugel: Manuel Machado | voz: Zenet

¿Por qué no me dejas?
Por qué te lo piensas
si no soy tu tipo.
¿Por qué no me dejas?
si tanto recelas
de lo que te digo…

Por que no me dejas
nunca para siempre.
Por qué no te dejas
de hacer la valiente.
Por qué no me dejas
que sufra lo menos.
Por qué no me dejas
Si salgo de esta
te invento de nuevo.

¡¿Por qué no me dejas?!

Por que no me dejas
darte por perdida,
salir de tu vida.
Por qué no me dejas
no sentirme extraño
besando otros labios.

¿Por qué no me dejas?
Déjate de cuentos.
Por qué no me dejas
que sea mi dueño
¿Por qué no me dejas?
que rompa las reglas
que cumplen tus sueños

¡¿Por qué no me dejas?!

Piedras al sol


Letra: Javier Laguna
música: Jose Taboada, Juan Ibañez piano: Pepe Rivero | guitarra: José Taboada | contrabajo: Lucho Aguilar | batería: Jimmy Castro | trompeta: Manuel Machado | trombón: Ove Larsson | voz: Zenet

Serán cuatro los deseos.
(ocho vidas para un gato).
Será llorar de contento.
será juntar los pedazos.

Será perder el sentido,
será sentirse borracho.
Como en los sueños bonitos,
será como estar volando.

Y no habrá juegos prohibidos
ni delito sin perdón.
Se volverá el agua en vino
y el espino dará flor.

Voy a rezarte una oración
por si surge un milagro.
Voy a lanzar piedras al sol
para ver si lo alcanzo
Será sonar la campana,
será quererse sin tregua.
Será prenderse la llama
por haber tocao madera.

Será morirse de risa,
será vestirse de fiesta.
Serán mil años y un día,
serán las noches enteras.

Me lloverá lluvia fina,
nos caerán granos de arroz.
Retornará con la brisa
lo que el viento se llevó

Voy a rezarte una oración
por si surge un milagro.
Voy a lanzar piedras al sol
para ver si lo alcanzo.

Treinta de febrero


Letra: Javier Laguna
música: Jose Taboada, Zenet
piano: Pepe Rivero | guitarra: José Taboada | contrabajo: Yelsi Heredia | percusión: Moises Porro | trompeta: Manuel Machado | trombón: Ove Larsson | voz: Zenet

Hoy no pasa el tiempo.
No rompen las olas,
ni vuela el viento.
No caen las hojas…
Hoy todo anda quieto.
Hoy todas las sombras
se han pegado al suelo.

Hoy no acaba nunca.
Todas las calles hacen
esquina con la tuya.

Hoy por ti no dan las horas
caben todas tus huellas
dentro de una baldosa

Y no lo puedo evitar…
Hoy no va a llegar
a ser un día menos.
Hoy se me hace ayer.
Hoy vuelve a caer
en treinta de febrero.

Hoy no se hace tarde.
No se apagan las luces,
ni se cierran los portales.
Hoy a ti todo me conduce

todas las señales,
todos los perfumes,
todos los compases.
Hoy no se me ocurre
que hacer para olvidarte.

Hoy, por ti no dan las horas
Caben todas tus huellas
dentro de una baldosa.

Hoy no acaba nunca.
Todas las calles hacen
esquina con la tuya.

Y no lo puedo evitar…
Hoy no va a llegar
a ser un día menos.
Hoy se me hace ayer.
Hoy vuelve a caer
en treinta de febrero.

La última bala


Letra: Javier Laguna
música: Jose Taboada, Zenet bandoneón: Ariel Hernandez | piano: Pepe Rivero | guitarra: José Taboada | contrabajo: Lucho Aguilar | batería: Jimmy Castro | voz: Zenet

Dejaré sin barrer los cristales.
Borraré tu carmín del espejo.
Quedarán de repuesto tus llaves.
Brillarán por tu ausencia mis celos.

Dejaré boca abajo tus cartas.
Tomaré por la calle del medio.
Bailaré con mis propios fantasmas.
Jugaré al trece en los ciegos.

Por ti me agarro a un clavo ardiendo.

Quiero mudarme a otro planeta…
imaginarme que miras al cielo.
Quiero sacar los pies de la tierra…
Quiero quedar contigo en un sueño.

Voy detrás de una sola mentira
que me suene del todo a verdad.
Voy buscando señales de vida,
aferrarme a una casualidad.

Voy contra viento y marea.
Voy detrás de un mal consejo,
de unos ojos que no adviertan.
Voy a muerte por mis muertos.

Por ti me agarro a un clavo ardiendo.

Quiero mudarme a otro planeta…
imaginarme que miras al cielo.
Quiero sacar los pies de la tierra…
Quiero quedar contigo en un sueño.

Venderé en la puerta mi entrada,
te veré después del final.
Guardaré mi última bala.
Subiré a pedirte la sal.

…Quiero quedar contigo
en un sueño…

Copyright © 2020 | Desarrollo web | Política de privacidad